marketing, emprendimientos, gestión de negocios, emprender
Conoce a tu cliente, Todo sobre precios

Tu cliente no es tu clon

Muchas veces me encuentro con emprendedores y profesionales que arman su estrategia de precios como si fueran ellos a comprarse sus productos o servicios.

Ya te conté sobre la percepción que tus clientes pueden tener de los precios.

Ahora te pregunto:

¿Cómo sos vos cuando ves un precio?

¿Te horrorizás porque crees que todo está carísimo e inalcanzable?

¿Te ponés contento porque eso que tanto te gustaba sale menos de lo que pensabas?

Te cuento algo que es necesario que se te grabe como un tatuaje y lo tengas presente cada vez que pones un precio: tus clientes no necesariamente actúan como vos.

Nos guste o no, las personas tenemos distintos poderes adquisitivos y nos guste o no, no actuamos de la misma manera al momento de comprar.

Te cuento un ejemplo en primera persona: prefiero siempre pagar con tarjeta de débito. Ni hablar si puedo pagar en cuotas al mínimo interés. Me resulta práctico no estar pendiente de si tengo dinero en la billetera o no en caso que me tiente con alguna compra compulsiva.

Luego, en mi emprendimiento de objetos en vidrio no dejo de sorprenderme cada vez que un cliente elije pagar en efectivo por más de ofrecerle los pagos con tarjeta.

Cuesta adaptarse a la idea, y aunque seguramente tu cliente tenga algunos aspectos iguales a vos en la personalidad, no necesariamente actuará igual que vos al momento de comprar.

Una vez más llegamos al mismo lugar: conocerlo.

¿Querés leer otra anécdota personal?

Había hecho tutores en vidrio para una feria. Uno particularmente a mi entender era concretamente feo. Era un pez, vidrios azules de diferentes tonos, pero feucho.

Llegó la feria, no lo puse a la venta porque estaba convencida que nadie lo compraría. Se vendieron los otros tutores y tenía que poner algo para hacer bulto. Saqué al feo pez.

Diez minutos más tarde una señora se enamoró del pez y lo compró.

No lo podía creer y casi que me daban ganas de preguntarle si estaba segura con lo feo que era… pero entendí que cada cual tiene sus gustos.

Y ya escuchamos por todos lados que sobre gustos no hay nada escrito.

Entonces, convencete de que tus clientes pueden pagar lo que quizás vos no puedas.

Convencete que quizás tengan otras formas de pagar que no es la que vos prefieras para tus compras.

Es importante para tu negocio adaptar tus precios y formas de pago a lo que tu cliente prefiere.

 

No estoy diciendo hacer todo lo que cada uno quiera, pero si lo que la mayoría de tus clientes prefieren.

¿Les gusta comprar por internet con pagos con tarjetas de crédito?

Existen aplicaciones que te permiten colocar botones de pago en tu página web, con las que con un simple click tienen su compra resuelta.

¿Les gusta pagar en efectivo y tocar el producto antes de comprarlo?

Concretá entrevistas personales si no tienes un local a la calle, showrooms o participa en ferias.

También es importante qué tipo de producto vendas. Si vendes zapatos quizás prefieran comprarlo, aunque tengo amigos que compran sus zapatillas online frente a la promesa de devolución sin no les queda.

Cada vez que pienses en tu estrategia de precios como si fueras vos el que va comprar, acordarte de este post y anímate a hacerlo de una manera diferente.

1 thought on “Tu cliente no es tu clon”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s